El Funambulista Herido. Una escuela de teatro muy especial.

El Funambulista Herido. Una escuela de teatro muy especial.

“Según cuentan, en la isla de La Palma, si miras hacia al cielo al atardecer, podrás ver a un funambulista atravesando el horizonte. Está ahí, cada jueves, haciendo equilibrios con sus propios miedos; una herida. También dicen que puedes unirte a él. Acompañarle en la travesía del alambre. Transitar cualquier deseo. Reconstruirlo todo desde las alturas. Reconstruirlo todo.” El Funambulista Herido es una Escuela de Teatro Experimental y también es una Asociación Cultural que nació entre octubre y noviembre del año pasado en la bellísima isla de la Palma, en el archipiélago canario, sí, de la mano de dos indomables que se encontraron por casualidad: David Brito -palmero de toda la vida- y Patricia Figuero -de Madrid de siempre-. (Ejem, Ejem. Sí, esa Patricia. O sea, yo misma aquí escribiendo. Enlazada y todo. Autobombo, no, lo siguiente. O más bien, funambulismo ilustrado. Amor a las alturas. Desequilibrio Herido). “Dicen que el funambulista está demasiado loco. O demasiado cuerdo. Porque ama el teatro por encima de casi todas las cosas (“¡no olvidemos la poesía. La poesía!”, se le oye gritar, a veces, desde las alturas). Por eso, desde su islita, camina, y camina, junto a otros locos funambulistas, soñando las palabras, coloreando las calles de escenas nunca vistas, inventando nuevas constelaciones”. Se trata de la única escuela de teatro independiente que hay en La Palma y ha comenzado abordando tanto el teatro de creación como la improvisación teatral, siendo la primera escuela de la isla que se dedica íntegramente a esta disciplina que tanto amamos muchos de nosotros. Desde su creación y puesta en marcha, ¡hace apenas 3 meses!, el funambulista ya ha hecho un hermoso recorrido teatral, transitándolo de la mano de los alumnos y amigos de la escuela que apostaron...
Escritura Suicida. Mi curso online en Culturamas.

Escritura Suicida. Mi curso online en Culturamas.

Estoy muy feliz de formar parte del equipo docente de Cursos Culturamas, un precioso proyecto artístico que ofrece diversos talleres online orientados a la redacción, las técnicas narrativas, el relato, el teatro y la novela, así como al lenguaje poético y a las diferentes corrientes estéticas que atraviesan la escritura. El curso que voy a impartir se llama Escritura Suicida: Salto al vacío de la hoja en blanco como fuerza creadora. O lo que es lo mismo, una búsqueda de nuestro artista más esencial. Aquel que si tratamos de negar nos arrastra, irremediablemente, a la frustración y al vacío creativo, o lo que es lo mismo, a la muerte creativa. Para mí, la creatividad que nos habita, nos transciende y desdibuja nuestros propios contornos, pugna por mostrarse en cada pequeño gesto de nuestra vida. En la escritura, aprender a expresarnos tomando como ventaja los límites de nuestro cuerpo o adentrándonos sin temor en el territorio ilimitado de nuestra mente, nos acerca un poco más a ese artista que somos. El curso estará dividido en dos partes: 1. Escribir desde el cuerpo. Tomaremos el propio cuerpo como vehículo artístico, como contenedor de la palabra no dicha, como instinto de fuego hacia la creatividad. En esta parte nos acercaremos a la obra de artistas suicidas (o en algún caso cuyo final también se cree que pudo ser el suicidio aunque no está probado) como: Anne Sexton, Francesca Woodman y Frida Kahlo. 2. La mente-jaula. La mente-pájaro. Transitaremos sin miedo las múltiples voces de nuestra mente como estallido para acallar al censor que nos habita, como búsqueda de la propia libertad creadora. En esta segunda parte, nos acercaremos a la obra de artistas suicidas como: Virginia Woolf, Alejandra Pizarnik, Unica Zürn...
La bella locura de participar en una exhibición de Lucha Libro Canarias.

La bella locura de participar en una exhibición de Lucha Libro Canarias.

El pasado mes de septiembre tuve la inmensa suerte de participar en el torneo de exhibición que Lucha Libro Canarias organizó en la isla de La Palma, a través del Festival de la Palabra puesto en marcha por Proyecto Semilla. Y además de divertirme mucho, he de decir que ¡salí vencedora de la batalla!  ¿Que no sabes qué es esto de Lucha Libro? Pues se trata de una iniciativa que fusiona literatura e improvisación. (Dos de mis grandes pasiones). O lo que es lo mismo: es un campeonato de improvisación literaria en el que compites con otro adversario para escribir, en un tiempo récord, un relato (o más bien microrrelato) a partir de tres palabras escogidas al azar. ¡Todo un reto, queridos! Además, lo curioso del asunto es que mientras que tú escribes (tecleando como puedes en un ordenador situado sobre un escenario) tus palabras pueden seguirse, en directo, a través de una pantalla gigante conectada a dicho portátil. Sí, señores, no es momento de olvidar tildes, ni de dudar sobre ciertas reglas ortográficas. En fin, sólo puedo decir que la experiencia fue supercalifragilísticoespialidosa. Y que ojalá que la iniciativa se extienda cada vez más a otras ciudades y comunidades. Por mi parte, sigo creyendo en la literatura (y cada vez más en la poesía) como una forma de vida que trasciende lo que uno escribe. Y en la improvisación como una manera de bailar con nuestros miedos más oscuros y absurdos. Recojo las palabras de la cantante y poeta Patti Smith, en su libro autobiográfico “Éramos unos niños”, para despedirme de vosotros y contaros uno de mis secretos: “Cuando llegamos...
Uno de mis relatos, ganador del concurso Hijos de Mary Shelley.

Uno de mis relatos, ganador del concurso Hijos de Mary Shelley.

El pasado mes de julio tuve la suerte de visitar Avilés (que, por cierto, me encantó) con motivo del festival literario Celsius 232 que se celebra justo allí. Dentro de las actividades organizadas por dicho festival, la noche del 31 de julio tuvo lugar un recital poético, junto a un concierto, en el bellísimo cementerio de la Carriona. Fue espectacular, la verdad. Una de esas noches que uno debería vivir al menos una vez en la vida. Y digo vi-vir, ojo. ¡Yo volví a Madrid tan contenta! Además de asistir al momentazo de la Carriona (como espectadora entre las lápidas), participé en el certamen de relato y narración oral Hijos de Mary Shelley, del que era finalista y… ¡tachán, tachán!, el cuento que presenté, “Aproximación a un simulacro de arena” (una rareza que ni yo misma entiendo, para qué nos vamos a engañar) resultó ganador del concurso. En fin, que desde entonces no he dejado de bailar en los tejados. Y no sólo porque en 2015 mi cuento aparecerá en el libro Hijos de Mary Shelley, publicado por Imagine Press Ediciones, sino porque gracias al festival, y a esos Hijos de Mary Shelley, he podido conocer a extrañas criaturas de la noche (“criaturas literarias”, a ver si nos entendemos) que no quieren chuparte la sangre ni clavarte una estaca en el corazón, ¡qué va!; sólo, ya ves tú, te ofrecen su hospitalidad en el Hogar del Monstruo.    ...
Calcinados. Escribiendo microrrelatos.

Calcinados. Escribiendo microrrelatos.

Nunca pensé que cien palabras, tan solo cien, me iban a traer tanto placer y alborozo. Y todo gracias a “Cuentos para el andén”, revista literaria en formato digital que Grupo Andén publica todos los meses. En su último número, aparece publicado mi cuentito “Calcinados”, que ha logrado un accésit en el I Concurso Colaborativo convocado por la revista. ¡Pues qué bien, oye! Aquí os lo dejo: Calcinados Cada vez son más. Ellos, los hombres calcinados. Desde hace semanas diría, incluso, que son mayoría. Están en todos sitios; en las azoteas, en los parques, junto a las vías del tren… No he visto gente más silenciosa. Al principio parecían estar perdidos, y era muy triste mirar sus manos, ásperas y oscuras, como a punto de desprenderse de sus muñecas. Aunque ahora que son muchos, mayoría, ya digo, hay algo distinto en ellos, en su forma de aproximarse. Cuando nos cruzamos, yo fuerzo una sonrisa cómplice, como diciendo: “reconoced mis cenizas”, pero enseguida regreso a casa, apresurando el paso. ¿Queréis leer la revista completa? ¡Mirad, hermosos!    ...
Hola, everyone!

Hola, everyone!

Voy a dedicar este espacio a lo que me dé la gana. A contar lo que quiera, a compartir las cosas que me gustan y todo lo que me mueve: literatura, teatro, fotografía, música… En cuanto a las personas que me hacen “tilín”, me pasa exactamente lo mismo que a Jack Kerouac: “Porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas”. ¿Preparados para la combustión? Próximamente,...