El Funambulista Herido. Una escuela de teatro muy especial.

El Funambulista Herido. Una escuela de teatro muy especial.

“Según cuentan, en la isla de La Palma, si miras hacia al cielo al atardecer, podrás ver a un funambulista atravesando el horizonte. Está ahí, cada jueves, haciendo equilibrios con sus propios miedos; una herida. También dicen que puedes unirte a él. Acompañarle en la travesía del alambre. Transitar cualquier deseo. Reconstruirlo todo desde las alturas. Reconstruirlo todo.”

El Funambulista Herido es una Escuela de Teatro Experimental y también es una Asociación Cultural que nació entre octubre y noviembre del año pasado en la bellísima isla de la Palma, en el archipiélago canario, sí, de la mano de dos indomables que se encontraron por casualidad: David Brito -palmero de toda la vida- y Patricia Figuero -de Madrid de siempre-. (Ejem, Ejem. Sí, esa Patricia. O sea, yo misma aquí escribiendo. Enlazada y todo. Autobombo, no, lo siguiente. O más bien, funambulismo ilustrado. Amor a las alturas. Desequilibrio Herido).

“Dicen que el funambulista está demasiado loco. O demasiado cuerdo. Porque ama el teatro por encima de casi todas las cosas (“¡no olvidemos la poesía. La poesía!”, se le oye gritar, a veces, desde las alturas). Por eso, desde su islita, camina, y camina, junto a otros locos funambulistas, soñando las palabras, coloreando las calles de escenas nunca vistas, inventando nuevas constelaciones”.

Se trata de la única escuela de teatro independiente que hay en La Palma y ha comenzado abordando tanto el teatro de creación como la improvisación teatral, siendo la primera escuela de la isla que se dedica íntegramente a esta disciplina que tanto amamos muchos de nosotros.

Desde su creación y puesta en marcha, ¡hace apenas 3 meses!, el funambulista ya ha hecho un hermoso recorrido teatral, transitándolo de la mano de los alumnos y amigos de la escuela que apostaron por este arriesgado proyecto desde el primer minuto. (¡Gracias de corazón a todos ellos! Y, por supuesto, gracias también a todos lo que NO apostaron por este proyecto desde el minuto uno. Cero. ¿Menos uno?).

IMG_20160127_121440

“Y así se sostiene el funambulista herido. En lo inesperado de cada acontecer. En lo audaz de cada intento fallido. Tratando de hacer de cada paso un aprendizaje de vida, un acto poético al borde siempre del abismo”.

Hasta la fecha El Funambulista Herido ha creado y puesto en marcha dos espectáculos de teatro de calle. El último de ellos mezclóimprovisación con elementos de clown, así como declamación de textos e intervención poética y musical, a cargo de un grupo de artistas locales que accedieron a participar en la propuesta. Sucedió el 4 de diciembre, y fue creado con un temática pensada exclusivamente para la celebración en esa fecha de la llamada “Noche Blanca” (donde los comercios abren hasta la madrugada, y hay espectáculos de todo tipo en las calles), en el municipio de los Llanos de Aridane (precioso nombre, ¿verdad que sí?).

También ha realizado una obra de microteatro (“El regreso de los muertos de Tey”) escrita y dirigida desde la escuela. La microobra se estrenó el pasado 31 de octubre en la capital, Santa Cruz de la Palma. Casi 70 espectadores disfrutaron del “pequeño” espectáculo, en 6 funciones seguidas ofrecidas en el salón de una antigua edificación de hace dos siglos, que terminaron de madrugada. La temática de la obra se adaptó a la fecha del estreno (hubo espíritus de por medio) y los personajes al propio lugar (resultó ser una familia del siglo XIX). Es además, según nos consta, la primera vez que se hace en La Palma este concepto de teatro en una ubicación de este tipo. ¡Qué alegría! ¡Qué alborozo! ¡Y ojalá que empiece a hacerse mucho más, a partir de ahora, desde otras escuelas y asociaciones!

Y bueno, hasta aquí, de momento, esta es la travesía de este funambulista que carga su herida sin prestarla demasiado atención. Que sigue cada jueves ofreciendo sus clases de teatro en la Villa de Mazo a todos los equilibristas de la vida que lo deseen (¡aun estás a tiempo de unirte, por cierto!) , y que pasa el resto de las horas imaginando cuál será la próxima sacudida, el próximo estreno, la próxima idea loca e irrealizable que empezar a realizar. ¡Se admiten propuestas, eso sí!

“Dime una cosa, funambulista: ¿tú no tienes miedo de perder el equilibrio, de caer al vacío? ¿Yo?, contesta él, me he caído ya demasiadas veces. Por eso sé que, desde el suelo, los miedos parecen siempre mucho más grandes, pero en las alturas, cuando miras hacia ellos, se convierten en insignificantes”.

 

* Este artículo se publicó originariamente en la página web Mundoimpro.com, de la que soy colaboradora habitual.

Submit a Comment